¡Educación líquida!

Home » Uncategorized » ¡Educación líquida!
IMB-PC Consejos: educación líquida

¡EDUCACIÓN LÍQUIDA!

UN VIAJE DE ANDRÓMEDA A LA TIERRA

 

Educar a través de metáforas es una de las más antiguas y eficientes formas de transmitir mensajes de trascendencia, y este consejo habla de eso: un viaje al espacio y el paso del estado sólido a otro líquido, como metáforas de la educación digital.   

El futuro de la tecnología en la educación…

Todos estos años han sido como la preparación para lanzar una nave desde la galaxia Andrómeda al planeta Tierra. Ya tenemos la tecnología de la nave (las TIC) pero recorrer 2,5 millones de años luz supone otra serie de desafíos. En un primer momento se pensó que el mayor reto sería el lanzamiento, la aceleración del cohete, si la generación analógica lo soportaría. Pero parece que sí, el problema mayor llega cuando se ha alcanzado velocidad de crucero por el espacio: el gran riesgo es el envejecimiento prematuro de los nativos digitales.

Este concepto de envejecimiento resulta chocante cuando precisamente se ha alargado la esperanza de vida, pero no es más que una incomprensión del mundo por el ritmo vertiginoso al que cambia.

Un segundo problema serio en este viaje para conquistar la tierra es que es imposible que la tripulación lleve los instrumentos necesarios montados: deben viajar en piezas, como las estaciones espaciales, y montarse o, mejor dicho, recombinarse según lo que se encuentren en destino. Pero desde la mentalidad de la sociedad industrial del montaje en cadena cuesta pensar así porque creemos que hay que programar el producto que va a salir al final. Sin embargo, ya estamos viendo fracasos tremendos fruto de aplicar este enfoque en la educación, donde están saliendo productos totalmente desajustados. Se trata, pues, de una cuestión de diseño y la solución pasa por pensar en piezas mucho más pequeñas que las que hay ahora (clases, cursos, títulos …) Eso no funciona. El modularidad debe ser la de los bloques de Lego.

Por otro lado, sería suicida que los tripulantes llevasen instrucciones porque no sabemos lo que se van a encontrar ni la respuesta de los terrícolas … así que lo que hay que darles es autonomía y no instrucciones. Y un problema enorme que tenemos es que en nuestro planeta actual estamos enseñando desde hace tiempo a la generación venidera a hacer muros (de información) y para llegar a la otra orilla, con un torrente cada vez mayor, el muro se convierte en presa. Hay que enseñar a hacer arcos, puentes, pero en ellos hay más vacío que piedra y eso exige cambiar el chip y entender que el gran desafío no es la información, sino el conocimiento.

Estamos en el umbral de esta revolución que produce vértigo, como cuando se descubrió que la materia básicamente es vacía. ¿Cómo formar a una generación en el conocimiento cuando el requisito es que haya más vacío que piedra, pero con la destreza de construir arcos con esa piedra? Ahí queda la metáfora.

Estamos convencidos que entronca perfectamente con el concepto de educación líquida, que alguien nos sugirió   sobre educación digital.

El término es de  Zygmunt Bauman y utiliza esta metáfora para ayudar a entender la fase actual de la historia de la modernidad: una época que, como los líquidos, se transforma y cambia de forma constantemente, frente a lo sólido, lo perdurable, lo duradero.

El impacto transformador de las tecnologías digitales crea en cierta medida la sensación de que todo está patas arriba, de que nos encontramos permanentemente en una encrucijada con muchos caminos hacia distintas direcciones. Es como si un tsunami tras otro nos alcanzara -dice Bauman- y la educación requiere nuevos modelos para surfear y sobrevivir en estas aguas turbulentas.

El compromiso a largo plazo ya no parece natural y a la gente joven no le preocupa conseguir un empleo estable, que tampoco quiere, sino experimentar distintas posibilidades, estar abiertos a todas las alternativas. Para ellos sus padres con su trabajo de toda la vida son los antihéroes; esperan una vida llena de cambios: un mundo líquido.

Cuando el mundo se encuentra en constante cambio, la educación debería ser lo bastante rápida para agregarse a éste. Estamos ante la educación líquida.

 


 

 


 

Posted on