Autónomos e independientes

Home » Uncategorized » Autónomos e independientes

BENEFICIOS DE TENER NIÑOS AUTÓNOMOS E INDEPENDIENTES

La autonomía es la capacidad de realizar actividades o tareas propias de la edad por si mismo. Estas capacidades y destrezas relacionadas con la autonomía se aprenden desde el nacimiento, así como en el entorno familiar y social del niño. La clave para trabajar la autonomía es generar rutinas en los niños desde muy pequeños, para poco a poco ir generando en ellos hábitos. Por lo general, con una práctica adecuada los hábitos se adquieren en 20 a 30 días.

Para generar autonomía es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1.  En la etapa del “yo solo” es fundamental dejarles hacer pequeñas cosas por sí mismos.
  2. Se debe estimular su razonamiento, no sugiriéndoles las respuestas que deben dar, es importante retar su capacidad cognitiva.
  3. Evitar la dependencia total de los padres en la resolución de problemas.
  4. Reforzar sus logros y esfuerzos.
  5. Explicar el paso a paso o modelar con el ejemplo.

La autonomía se desarrolla a través del proceso de crecimiento y desarrollo del niño, es importante tener en cuenta cuáles son las características de cada etapa de vida del niño para que sea formado con independencia.   A continuación, podrá identificar las etapas de desarrollo de la autonomía:

Actividades antes de los 6 años de edad:

  • Lavarse los dientes.
  • Ordenar su cuarto.
  • Bañarse solo.
  • Alistar su ropa y vestirse solo.
  • Comer sin ayuda.

Actividades desde los 6 a los 12 años de edad:

  • Organizar su tiempo: Tareas, tiempo libre y labores del hogar.
  • Mantener organizado su espacio personal.
  • Tener asignadas tareas del hogar: sacar la mascota, lavar los platos, sacar basura, poner la mesa.

A continuación, te contamos algunos de los beneficios de fomentar la independencia en ellos:

  1. Buena autoestima – Saber que pueden tomar decisiones y hacer cosa por sí mismos los ayudará a sentirse capaces. También será la clave para el éxito tanto en el colegio como en sus relaciones personales. Un niño independiente se siente bien consigo mismo y tiene la certeza de que puede lograr cualquier cosa que se proponga.
  2. Sentido de la responsabilidad – Mientras más independientes, mejor entenderán que necesitan cumplir con sus responsabilidades: tareas escolares y del hogar y sus labores como hijos y hermanos. Te ahorrarás muchísimos dolores de cabeza. Lograr esto en sus primeros años de vida abrirá la puerta a una adultez llena de logros.
  3. Conocerán sus límites – Aprender a ser más independientes hará que tus hijos sean conscientes de los límites en todas las áreas de su vida. Entenderán que, para vivir en una sociedad saludable, es fundamental seguir reglas.
  4.  ¡Fuera el miedo! – La confianza en uno mismo puede derrumbar los obstáculos más difíciles y esto se logra de la mano de la independencia y la libertad. El miedo quedará fuera y ten la certeza de que tus chiquitines no le temerán a ningún reto que se les presente en la vida.
  5. Mejores estudiantes – Estarán conscientes de sus responsabilidades y de la importancia de cumplir con tus tareas escolares. Todo resultará en un mejor rendimiento académico, así que no necesitarás insistir mucho para obtener resultados.

Mientras más rápido comiences a fomentar la independencia en tus hijos más rápido verás los resultados. Nunca pienses que son muy pequeños para aprender a tomar decisiones e iniciativas, hacerlo les será de gran valor en la vida.

Posted on